Bruselas, 14 abr (EFE).- Las comisiones de Industria y de Transporte del Parlamento Europeo dejaron hoy claro al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que aunque apoyan su estrategia de inversión, ésta no puede financiarse a través del presupuesto ya adjudicado para I+D y las infraestructuras

Ambas comisiones parlamentarias mostraron en sendas votaciones su luz verde a las líneas maestras del plan de inversión, pero no así a su estrategia de financiación, que pasa por restar fondos ya adjudicados a proyectos de investigación y desarrollo (I+D) e infraestructuras.

Fuentes parlamentarias aseguraron a Efe que esta posición es la misma que se defenderá en el voto el próximo lunes sobre el «Plan Juncker» de los eurodiputados de las comisiones de Presupuesto y Asuntos Económicos, y que comparten los grandes grupos, incluidos populares y socialdemócratas europeos.

El «Plan Juncker» pretende movilizar 315.000 millones de euros a tres años utilizando financiación privada y pública, para lo que el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (EFSI) contará con 21.000 millones de euros como palanca para atraer más inversiones.

Esa cantidad estará compuesta por una garantía de 16.000 millones de euros, que estará aprovisionada con 8.000 millones del presupuesto de la Unión Europea (UE) y 5.000 millones del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Las comisiones de la Eurocámara involucradas en la tramitación del plan critican que, de esos 8.000 millones, 3.300 millones provengan del programa «Conectar Europa» para infraestructuras energéticas, de transporte y telecomunicaciones, y otros 2.700 millones de «Horizonte 2020», para la investigación e innovación.

En su lugar, proponen que el dinero necesario para esas garantías proceda año tras año del dinero no adjudicado, como ocurre este 2015 con hasta 490 millones de euros del proyecto del reactor termonuclear experimental internacional ITER.

Una de las responsables de la propuesta en la comisión de Presupuesto del PE, Eider Gardiazabal (PSOE), señaló que es una propuesta «más razonable» que quitar dinero a proyectos de innovación e infraestructuras como «Conectar Europa» y «Horizonte 2020», que acaban de aprobarse tras largas y duras negociaciones.

La Comisión Europea se opone a priori a esa solución y señala que debe darse una garantía «sólida y estable» a los inversores privados.

El calendario previsto por el PE es que tras la adopción de la postura final de las comisiones de Presupuesto y Economía de la Eurocámara sobre el plan Juncker el 20 de abril se inicie la negociación a tres bandas (trílogos) con la CE y el Consejo.

Así, la idea inicial es que la adopción final del plan Juncker tenga lugar en el pleno del PE del 8 al 11 de junio o, a más tardar, el del 6 al 9 de julio.

Fuente: investing.com